Sanación solo en Cristo

octubre 18, 2021 • Uganda
What began with a mended heart for Victor (pictured at center in a blue Children's Heart Project T-shirt), resulted in a vibrant congregation.
Lo que empezó con un corazón sanado para Víctor (en el centro de la foto con una camiseta azul de Children’s Heart Project) terminó en una congregación vibrante.

La vida de un niño se salva y una aldea ugandesa llena de brujería es transformada por el Evangelio.

Salva la vida de un niño
013687
$
Donar

Víctor amaba la caminadora de metal que su padre, Ricardo, hizo para él. Le dio al niño de 18 meses la libertad y movilidad que no habría tenido para explorar su casa de techo de paja y los alrededores de su aldea en Uganda. Ricardo usó lo que había disponible para armar la caminadora, incluyendo tapas de botellas como arandelas provisionales para mantener las ruedas sujetas al marco.

El padre de Víctor le hizo una caminadora antes de la cirugía, juntando las partes de cosas disponibles como tapas de botellas para asegurar las ruedas.

El padre de Víctor le hizo una caminadora antes de la cirugía, juntando las partes de cosas disponibles como tapas de botellas para asegurar las ruedas.

La caminadora facilitó el estrés en el cuerpecito de Víctor cuando quedaba exhausto y le proveyó algo en qué recargase como apoyo. Experimentaba respiración trabajosa y una tos persistente.

Víctor estaba tan enfermo todo el tiempo que los aldeanos sospecharon que era torturado por un espíritu maligno. Creían que sus dolencias eran un castigo que solo podía apaciguarse por uno de los 20 doctores brujos que abundan en la aldea.

En busca de respuestas

La familia resguardaba un santuario ancestral que Ricardo heredaría. Desesperado para intentar cualquier cosa para ayudar a su hijo, él y su esposa Margret le dieron a Víctor hierbas locales para sanarlo. Pero la condición de Víctor solo empeoró, así que lo llevaron al hospital más cercano donde se le diagnosticó con un defecto del corazón.

El doctor de Víctor lo mandó al Instituto del Corazón de Uganda para una evaluación. Al confirmar el defecto congénito del corazón, el instituto los refirió al Children’s Heart Project para una cirugía cardiaca pediátrica que no está disponible en Uganda.

La condición de Víctor solo empeoró, así que lo llevaron al hospital más cercano donde diagnosticaron al niño con un defecto del corazón.

Cuando el personal médico revisó a Víctor, sus padres experimentaron sentimientos encontrados. Estaban felices que la condición de Víctor no era una sentencia de muerte, pero escépticos porque no deberían nada. Pero cuando nuestro equipo los visitó y les explicó que Children’s Heart Project está financiado por donaciones y servicios de voluntarios, se animaron y sintieron aliviados.

Nuestro personal también les compartió historias de niños que hoy están sanando después de sus cirugías con Children’s Heart Project. Más importante, les compartieron el Evangelio y la madre de Víctor y su abuela aceptaron Jesús como su Salvador.

A través de Children’s Heart Project, trajimos a Víctor, su tía y un intérprete a Gran Caimán donde tendría su cirugía en uno de nuestros hospitales asociados. Los anfitriones cristianos los recibieron con los brazos abiertos y los rodearon con amor durante la recuperación de Víctor.

Atraídos al Evangelio

Después de una exitosa cirugía, Víctor y su tía regresaron a su aldea en Uganda en el verano de 2019. La noticia se divulgó con rapidez: el niñito caminaba con facilidad y sin respirar con dificultad. Esto atrajo a las multitudes de áreas vecinas para ser testigos del cambio en Víctor.

Una nueva iglesia ha comenzado en la aldea de Víctor, un testimonio a la fidelidad de Dios y el poder del Evangelio.

Una nueva iglesia ha comenzado en la aldea de Víctor, un testimonio a la fidelidad de Dios y el poder del Evangelio.

Cuando la familia les contó que fue Dios quien sanó al niño —no un encantamiento o una poción mágica— las personas quisieron escuchar más. Cada vez que nuestro personal de Uganda visitaba la aldea para hacer seguimiento con la familia, más personas de la aldea los buscaban y escuchaban el Evangelio.

Durante una de estas visitas de seguimiento, la tía de Víctor y su padre dieron sus corazones al Señor. En otra ocasión, once niños oraron para recibir a Cristo después que el equipo compartió historias bíblicas sobre cuánto los ama Jesús. El número de nuevos creyentes sigue aumentando, y se juntan regularmente para estudiar la Palabra de Dios. Un pastor que se había mudado al área unos años atrás ha comenzado a pastorear la congregación.

Ahora hay 70 congregantes regulares. Treinta y ocho personas han puesto su fe en Jesús y están siendo discipuladas.

“¡Qué bendición es ser salvo y amado por Dios!”, declaró Ricardo, el padre de Víctor. Él y Margret ya no usan su santuario ancestral, agradecidos de haber roto el ciclo de generaciones. “Estamos contentos en Cristo Jesús y no necesitamos ningún otro dios”, dijo.

La nueva congregación se reúne en el patio de una pareja bajo una estructura con techo al aire libre. Han crecido tanto que corrieron por sillas, así que algunos se sientan en el piso o traen sus sillas de casa. Los miembros de la iglesia usan un bidón vació de plástico como tambor y percusiones caseras para alabar al Señor. Entre semana, varios de ellos recolectan pasto seco y barro para formar ladrillos que un día usarán para el edificio de la iglesia.

Los doctores brujos de la aldea no están contentos de ver a las personas venir a Cristo en lugar de a ellos por ayuda, pero los nuevos creyentes se fortalecen en su fe en Jesús como el Único y Verdadero Dios.

"“El Evangelio nos da esperanza, sanidad paz y unidad”, dijo Jaspa, el pastor de la nueva iglesia. “Es un privilegio ser parte de la familia de Dios”.

APOYO
About one out of every 100 babies has a heart defect that surgeons can routinely repair. Unfortunately, many of them are born in poor or remote places where their families cannot access the cardiac care they urgently need. Through our Children’s Heart Project, Samaritan’s Purse transports boys and girls from places like Bolivia, Mongolia, and Uganda to hospitals in North America. Doctors, hospitals, and host families and churches donate their time and services, but airfare is a major cost—typically $2,200 per person for international flights. For $22, you can share in this cost so that we can offer life-saving surgery and the unsurpassed hope of the Gospel. “But I have trusted in Your mercy; My heart shall rejoice in Your salvation” (Psalm 13:5).
Salva la vida de un niño Uno de cada 100 bebés tiene un defecto del corazón que los cirujanos pueden correr como algo rutinario. Desafortunadamente, mucho de estos niños han nacido en lugares pobres o muy remotos donde sus familias no tienen acceso a los servicios cardíacos que urgentemente necesitan. Por medio del programa Children's Heart Project, Samaritan's Purse transporta a niños y niñas de países como Bolivia, Mongolia y Uganda hacia hospitales en Estados Unidos. identifica niños con condiciones de corazón de vida o muerte que viven en países donde no tienen la tecnología y el entrenamiento para su enfermedad. El programa los conecta con hospitales y cirujanos de EE.UU. que donan su tiempo y servicios. Los doctores, los hospitales y las familias e iglesias que reciben a estos niños donan su tiempo y servicios, pero los costos de los vuelos aéreos son los gastos mayores usualmente de $2.200 por persona en un vuelo internacional. Con $50 de donación, puedes compartir el costo y ofrecer una cirugía que salvará la vida de alguien y la inigualable esperanza de Jesucristo "el camino, la verdad y la vida" (Juan 14:6). "el camino, la verdad y la vida". (Juan 14:6)

Programa Children's Heart Project 013687
Donación sugerida: $2.200 / Comparte el costo: $50
$

Más

Español
Quantcast