Franklin Graham en Florida para animar a los propietarios y voluntarios

6 de octubre, 2022

Vio de primera mano la destrucción que el huracán Ian trajo al suroeste de Florida.

Ayuda para desastres en EE. UU
013622
$
Donar

El presidente de Samaritan’s Purse, Franklin Graham viajó por el condado Lee, Florida, el jueves 6 de octubre donde el huracán Ian llegó e hirió Fort Myers como una tormenta de categoría 4. Más de 100 personas murieron y cientos de hogares se destruyeron o inundaron.

Franklin animó a los propietarios cuyos hogares y patios se dañaron con el huracán Ian.

Franklin Graham oró con Kay Álvarez y su hija Shelley.

Un residente lo describió como un “tsunami de lodo y agua” que llegó por las calles del vecindario y chocó contra puertas y ventanas llenando las casas con varios centímetros de agua.

“El huracán Ian destruyó esta área”, dijo Graham. “Pero Samaritan’s Purse está aquí para ayudar… y lo hacemos en el nombre de Jesús. Queremos que cada propietario sepa que Dios los ama y no los ha olvidado”.

Una familia que conoció a Graham le dijo cómo soportaron la tormenta en el ático donde estuvieron atrapados durante 12 horas.

“Conocí a Kay, una viuda reciente, y su hija Shelley y su yerno Scott”, dijo Graham. “El agua entró rápidamente a su casa y tuvieron que subir al ático para escapar la inundación. Les dio mucho miedo y perdieron casi todo lo que tenían. Ver sus muebles ser sacados a la calle y a la basura es doloroso”.

Graham compartió sus problemas, pero también les compartió sobre la esperanza que se encuentra en Jesucristo.

“Cuando pasas por tormentas como esta, la gente quiere saber si Dios está enojado”, dijo Graham. “No, no lo está. Todos pasaremos por tormentas en la vida. Pudiera ser cáncer. Un matrimonio o algo más. Cuando pasamos por tormentas, necesitamos un ancla y esa ancla es Jesucristo. Jesús dijo que nunca nos dejaría ni nos abandonaría”.

SE NECESITAN VOLUNTARIOS: FORT MYERS | ENGLEWOOD | PUNTA GORDA

Shelley Dollof dijo que los voluntarios son “ángeles”. Continuó: “No puedo creer que hay personas que no son nuestros vecinos ni nos conocen y están dispuestos a ayudarnos. No sé qué haríamos sin ellos”.

Anoche, Shelly no pudo dormir así que miró sus redes sociales y sus amigos le preguntaron cómo ayudar. Les dijo que lo mejor sería ofrecerse como voluntarios con Samaritan’s Purse o donar al ministerio.

Respondiendo en tres ubicaciones afectadas

Samaritan’s Purse ha desplegado un ejército de voluntarios a tres de las áreas más afectadas —Fort Myers, Englewood y Punta Gorda—, para sacar lodo de las casas, reparar techos dañados, limpiar escombros y consolar a los propietarios con el amor de Dios.

Franklin conversó con los líderes y otros voluntarios durante su visita a las áreas del suroeste de Florida, dañadas por el huracán.

Franklin conversó con los líderes y otros voluntarios durante su visita a las áreas del suroeste de Florida, dañadas por el huracán.

Many people have simply lost everything—their home, cars, possessions. Others, whose house frames withstood the 155-mph winds, now see the contents of their homes piled up along the curb, due to excessive water damage. They also have no power or water, nor do they know when those will be restored.

Además de los Doloffs, otras familias a quienes Graham conoció expresaron su gratitud por todos los voluntarios que han venido ayudar.

Michael Massey soportó la tormenta en su casa en Fort Myers. Los vientos casi levantaron el techo de su casa y lo dejó destrozado. Más de una docena de voluntarios reparaban el techo cuando Graham llegó.

“Estas personas son maravillosas”, dijo Mike de los voluntarios. “Jamás podría arreglar esto por mí mismo. Son enviados por Dios”.

Estos sentimientos hicieron eco en Elaine Seeley. Algunos árboles se derribaron en su propiedad y cayeron sobre su techo y lo agujeraron.

“Oré durante la tormenta”, dijo Elaine. “No sabía cómo iba a lograr limpiar todo esto y arreglar mi techo. Pero Dio sabía y envió un ejército de color naranja para ayudarme”.

Graham notó que muchas personas en el suroeste de Florida son jubilados y viven de sus pensiones. “No tienen las posibilidades de levantarse después de una tormenta como esta. Agradezco a los voluntarios que han venido para ayudar y hacerlo en el nombre de Jesús”.

Más que ayuda física, la gente necesita tener esperanza y las Buenas Nuevas. “Cuando vienes a un lugar como este con tanta destrucción, la desesperanza y el desánimo en los corazones de las personas y rostros son increíbles”.

"Queremos que sepan que Dios los ama, y que Dios no los ha olvidado. Queremos no solo ayudarlos físicamente sino compartir el Evangelio de Jesucristo con ellos”, dijo Graham.

Cientos de voluntarios se han unido a nuestros esfuerzos de ayuda para servir a los propietarios en el nombre de Jesús.

Cientos de voluntarios se han unido a nuestros esfuerzos de ayuda para servir a los propietarios en el nombre de Jesús.

APOYO
Ayuda para desastres en EE. UU Samaritan's Purse moviliza y equipa a miles de voluntarios cada año para ayudar a las víctimas de emergencias dentro de EE. UU. que han sufrido por fuegos forestales, inundaciones, tornados, huracanes y otros desastres naturales. Después de los daños producidos por las grandes tormentas, usualmente nos quedamos para reconstruir casas para las personas que no tienen a dónde más acudir por ayuda.

Ayuda para desastres en EE. UU.
$

Más

Español
Quantcast